CHANTAL MAILLARD

 

Chantal Maillard, poeta y filósofa española de origen belga que tiene en su haber cuatro Diarios, muchos libros de poesía, y ensayos de estética. Es, a mi parecer, la escritora más original e inteligente de las letras españolas.

Chantal Maillard, como ensayista posee una mirada que atraviesa los géneros literarios, escribe filosofía con lirismo prosódico, la poesía desde los aforismos y la prosa. Sus ensayos sobre la estética india, van más allá de las teorías estéticas o del arte al uso, en ella encontramos también reflexiones sobre música, religión y cosmogonía hindú, explicadas de una manera concisa y clara. Chantal se mueve en este territorio ambiguo y contradictorio como pez en el agua. 

 Chantal reniega de la filosofía de los conceptos, pero es una filósofa en toda regla, oblicua, que recuerda a María Zambrano (de la que también tiene un ensayo; El monte Lu en lluvia y niebla, Lo divino en María Zambrano. Málaga: Diputación Provincial de Málaga) por la forma en que aborda la escritura, en la que lo poético se funde con la prosa. Ahora, si en la Zambrano su pensamiento es luminoso y reflexiona sobre lo abstracto (la fenomenología del tiempo; del sueño; de lo poético), Chantal lo hace de la oscuridad de la conciencia de sí, desde la experiencia.  

Chantal Maillard escribe Diarios que son libros de ensayo no al uso, es una rara avis de nuestras letras. Descubrí a esta escritora al ojear el libro;  Filosofía en los días Críticos (Diarios 1996-1998) y me quedé literalmente pegada con sólo echar un vistazo al interior de sus páginas. Aún, hoy, que he vuelto a releerlo se me ponen los pelos de punta al leer determinadas frases. El título me llamó la atención como la mayoría de los ensayos publicados por Pre-textos. Me pareció extraordinaria la manera en que crea una urdimbre de textos en los que los fragmentos y aforismos nos muestran a una escritora sincera que aborda el dolor, la fragilidad, el miedo y la conciencia de sí desde un punto de vista distinto, sorprendente con una hondura que raya en lo obsceno por la honestidad con que aborda los pensamientos íntimos sobre sí misma. Este libro, durante mucho tiempo ha sido mi libro de cabecera que se puede leer de principio a fin, porque tiene una estructura en la que encontramos  nudo, desarrollo y desenlace, pero igualmente se puede abrir por cualquier página y leerlo de manera independiente. Chantal Maillard escribe a retazos, arañando las páginas, con una inteligencia y una hondura que al lector, o a mí por lo menos me dejó anonadada. En ellas nos encontramos definiciones y reflexiones inteligentes y lúcidas en las que apostarse en sus acantilados. Maillard posee una sensibilidad y un anhelo de aprehender los grandes temas como la muerte, la soledad , el deseo, la pérdida o la debilidad que me recuerdan a la frase de Santa Teresa de que Dios está entre los pucheros, así podemos encontrar reflexiones filosóficas en material cotidiano, en su “necesidad de comprender” en su propia vida cotidiana, en su material sentimental,  su vida, su conciencia de sí misma, otorgándole un carácter universal. Su cuestionamiento de los sentimientos hace que  nos identifiquemos con su dolor, pero no podemos nombrarlo como ella lo hace.

Una de las  obsesiones que más se repiten en sus páginas es la del significado que le damos a las palabras, al lenguaje, con el que juega, manipula y  atrapa al lector cuando coloca un guión entre los prefijos des, an o re, dotando a las frases de significados múltiples,  obligando al lector a ensanchar su mirada. El lector verá esas palabra con otros ojos. La negación  y la vez, su afirmación. Quizá este desdoblamiento le viene de la influencia de la estética hindú, recordándonos que todo es ilusión, que todo es pensa-miento.

Los Diarios son libros dolorosos en los que por poner el ejemplo, el del libro -al que le dedicaré una reseña aparte- que más me gusta;  Filosofía de los días críticos, uno recibe sin concesiones las reflexiones  y el análisis de las sensaciones que tienen que ver con el miedo o la fragilidad, para poco a poco, ir dándonos intrumentos que  nos ayudan a sobreponernos de éstos, e incluso asumirlos, o todo lo contrario, porque lo uno y lo múltiple se dan simultáneamente en sus textos.

Chantal escribe como terapia, desde la piel pero también desde la razón, desde el análisis de los conceptos y de las cosas cotidianas. Chantal posee una mirada desde la que podemos asomarnos “sin barandillas”. Chantal lo cuestiona todo, el lenguaje, la forma de mirar, la manera de estar en el mundo, su no estar en él, su todo y su contrario. En los Diarios encontramos referencias a Oriente y a Occidente a través de filósofos como Kant, Aristóteles o Nietzsche.  Chantal explica que otro de sus diarios,  Husos parte de la pérdida marcada por la muerte de su hijo y aquí, el duelo adquiere protagonismo. Es un libro desgarrador que recomiendo al lector que lo lea cuando se encuentre en un momento fuerte. La escritura de Chantal es para valientes, sin concesiones, abriendo brechas.

 El cuarto libro de Diarios (me falta por leer sus Diarios de Benarés)  que acaba de publicarse se titula; Bélgica y espero que no sea su último. Parece que éste  –o esa es la impresión que yo he tenido- es el legado de lo que ha aprendido. Si en los anteriores –aunque en este también lo hace- encontrábamos a una Chantal rebelde y que dudaba de todo- aquí, sobre todo , encontramos a una Chantal, en la que el deseo está superado, y lo poco que dice del amor, no es muy alagüeño. La búsqueda de sí misma está enfocada a tratar de recuperar, reencontrar e incluso, volver a experimentar el gozo de la infancia, algo que ya apuntaba en Husos. Será la búsqueda de la inocencia la que embarcará a Chantal a hacer siete viajes a Bélgica en busca de su memoria, desde un punto  de vista diferente al de Proust –del que en el libro dice al final, no haber leído mientras escribía Bélgica para no contaminarse,- porque ella a diferencia de éste, no busca los recuerdos sino “lo que se ha olvidado”, porque ahí se encuentra la verdadera memoria, porque los recuerdos son alterados a lo largo de nuestra vida”. Busca “los destellos” que la lleven a volver a experimentar la sensación de gozo plena. Y, como en todos sus libros, encontramos un pensamiento original,;en su sentido más literal, “de que el gozo es el espacio en el que el niño aún no emite juicios, no se piensa a sí mismo, no se nombra yo hago, yo digo, sino que vive en un no tiempo, un eterno ahora; en un estar fuera del tiempo” el de experimentar las cosas en presente. Y dice; “acaso la inocencia no sea otra cosa que la incapacidad para el juicio”. Frase que la conducirá reflexionar sobre la nostalgia y la esperanza que tanto daño nos hacen, “porque la nostalgia nos hace vivir en el pasado, y la esperanza en el futuro”. Y la pregunta es; en esos siete viajes, a Bélgica (donde ella nació), durante tres años  por los que asistimos a apuntes sobre su abuelos, padres, casas en las que residió, lugares que recorre, recuerdos, imágenes, olores…  ¿Consigue recuperar ese gozo? ¿Lo consigue? Para ello, tendrán que leer el libro… Lo que sí encontramos nosotros es una escritora que se encuentra en paz, y que por vez primera nos habla de la vejez.

Chantal Maillard es una sabia que no se sabe que lo es.

Anuncios

Acerca de duelosliterarios

Licenciada en Historia del Arte Actualmente coordino el programa de televisión, Las Noches Blancas, dirigido y presentado por Fernando Sánchez Dragó desde el año 2003.
Esta entrada fue publicada en Reseñas literarias y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a CHANTAL MAILLARD

  1. Albertine dijo:

    Buscar lo que se ha olvidado, en la diagonal del recuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s